You are here

Hacía una verdadera educación ambiental

Los objetivos del desarrollo sostenible obligan a cuestionar una y otra vez los programas educativos y el verdadero rol que se quiere dar a los niñas y niños. Uno de los papeles más efectivos que pueden desempeñar los niños es el de investigar sobre la calidad del medio y comunicar sus descubrimientos al resto de la comunidad. Esta investigación tiene más valor para la comunidad que algunas mejoras menores.

Los objetivos del desarrollo sostenible obligan a cuestionar una y otra vez los programas educativos y el verdadero rol que se quiere dar a los niñas y niños.

Con demasiada frecuencia, el debate se circumscribe a un grupo reducido de adultos y la participación pública se limita en gran parte a las elecciones, donde los niños no votan. Al mismo tiempo, la movilidad geógrafica de muchos niños de las grandes urbes se reduce cada vez más debido a los miedos de los padres y los contactos espontáneos con la naturaleza están muy limitados. Por mucho que el internet permita a los niños tener una mayor comprensión de la Tierra y de las cuestiones medioambientales globales, la falta de experiencia real en la infancia no permite alimentar el deseo natural de los niños de entrar en contacto con la diversidad de la naturaleza.

¿Como salir de esta paradoja?

Debemos volver a leer las reflexiones de Roger Hart en su libro “la participación de los niños en el desarrollo sostenible” (ed. P.A.U. Education).

Roger Hart apuesta que cualquier programa educativo debería tener algún tipo de acción directa sobre el entorno, es decir implicar a los niños en la identificación de los problemas y colaborar con ellos en la búsqueda de soluciones. Sin embargo no suele suceder y una de las razones es que las escuelas son cada vez mas cerradas es decir no permitan a los niños jugar regularmente en los espacios naturales cercanos y no les procuren capacidad para ocuparse de ellos.

Uno de los papeles más efectivos que pueden desempeñar los niños es el de investigar sobre la calidad del medio y comunicar sus descubrimientos al resto de la comunidad. Esta investigación tiene más valor para la comunidad que algunas mejoras menores. Al investigar cuestiones reales de su comunidad y utilizar principios democráticos para hablar con los funcionarios e informar de los resultados de su investigación, los niños tienen más voz que la que nunca habían tenido sus padres.

En la práctica, la investigación del entorno cotidiano tiene importancia tanto para niños de todo el mundo que viven en la pobreza como para hijos de familias ricas.

Requiere un compromiso firme de todos los que luchan por la consecución de los objetivos del desarrollo sostenible.

https://www.unicef.org/teachers/researchers/cases.htm#atlas